Ir al contenido principal

Periodismo del bueno y del otro

Sr. Director:
Tanto que se habla hoy de la nueva normalidad quizá sea una buena oportunidad para diferenciar entre los buenos periodistas y los periodistas circenses. Y cuando hablamos de buenos periodistas no nos referimos a excelentes o maravillosos, que los hay aun por suerte, sino a buenos en su profesión. O sea, críticos, profundos, lo más cercano a ser objetivos y que informen en forma adecuada. Los otros son casi imposibles de definir como periodistas pues solo informan lo que a ellos les gustaría escuchar, alimentan su ego, son subjetivos al máximo y la mayoría de las veces carecen de ética.
El domingo pasado muchos ciudadanos esperaban la primera entrevista al presidente Luis Lacalle Pou en un mano a mano y no en conferencia de prensa. Existía un verdadero interés por conocer las ideas del gobierno en este momento y sobre todo el futuro, la ya famosa “nueva normalidad”. Y todo empezó mal, muy mal. Quizá los equivocados fuimos muchos televidentes que, sin analizar bien ante qué formato de programa nos enfrentábamos, nos sentamos a mirar. Si bien se trataba del lanzamiento de un ciclo que, evidentemente de periodístico tiene poco, y va más por el chusmaje y la desacreditación de terceros (con o sin razón, con o sin pruebas), deberían haber realizado una presentación más sobria y que cada uno de los integrantes del staff guardara las reglas básicas de urbanización. Se podría exceptuar al cantante pero nunca al conductor, Ignacio Álvarez, que tomó el centro del estudio y no lo abandonó jamás. Si bien nosotros somos simples comunicadores de opiniones, tuvimos el privilegio de asistir a la Escuela de Periodismo de Búsqueda y recibir de un gran mentor, Claudio Paolillo, los principios básicos y elementales para una entrevista. Entre ellos debemos destacar el respeto, el no tuteo, el dejar hablar al entrevistado, no preguntar con respuestas y, muy importante, tener en cuenta que el centro de la entrevista es el invitado y nunca el periodista. Ninguno de estos parámetros básicos se le cruzó por la mente a Álvarez. Le faltó el respeto al presidente desde el primer momento: lo dejó sentado solo mientras presentaba su equipo o hacía promoción de muebles; donde él se sentó debía ir el entrevistado que era la mejor ubicación para las cámaras; jamás lo trató de Ud. y evitó referirlo como presidente (esto es básico, independiente de la amistad que tenga); habló de temas más que conversados hasta hoy, mucho pasado y poca cosa del futuro; intentó por todos los medios que Luis Lacalle Pou atacara al gobierno anterior en la persona de Tabaré Vázquez buscando siempre la discrepancia incluso con gente de la coalición como Manini y de sus propias filas como el intendente Moreira; trajo a la mesa audios y videos ordinarios que con mucha altura el presidente había dejado en el pasado, aunque no pudo dejar de mencionarle a Álvarez su propio video pornográfico que terminó por descolocarlo y finalizar abruptamente la entrevista con un “gracias, presidente Luis”. Este escueto resumen de una hora de entrevista nos mostró un presidente que intentó perder la compostura aunque estaba incómodo, incluso llegó a manifestar, debido al tono que llevaban las preguntas, que no era una entrevista para él, que lo dejara contestar, y por otro lado un comunicador vulgar en sus palabras y su forma de proceder donde siempre pretendió ser el centro de la noche, del circo por él mismo armado. Gravísimo error que también se comete en otros programas que pretenden ser periodísticos y son simples shows, me viene a la memoria En la mira por VTV con un estilo muy similar.
Y esta misma semana tuvimos la otra cara de una entrevista. El martes en la mañana en Radio Rural el periodista Fernando Marguery dialogó con Luis Lacalle Pou en otro nivel y apegado a las normas. Si bien comenzó con un trato de confianza, rápidamente se corrigió y habló con “el presidente de la República” y no con el amigo. Una batería de preguntas concretas, concisas, actuales y muchas sobre el futuro, que es lo que la ciudadanía quiere saber. Lo dejó explayarse y pese a ello no dejó de ser incisivo, pero mantuvo su posición dejando que el centro pasara por el entrevistado, que es lo que se debe hacer.
Dos grandes diferencias entre las dos corrientes que conviven hoy, la del viejo periodismo de sabuesos preparados que con su trabajo metódico y pensado logran el fin, que es informar a la gente sobre temas de interés público, y los nuevos, que se la saben todas, se presentan con indumentaria de boliche, utilizan lenguaje vulgar para ser más cancheros, alimentan siempre su ego, no dejan hablar y se molestan si pierden su esencia que pasa por lo chabacano y superfluo. Y también podríamos agregar una tercera franja, que siempre existió, pero hoy resalta aun más y son los periodistas partidarios. Los que participan en la prensa escrita y lo hacen para un medio plenamente identificado con una ideología, uno ya sabe qué va a leer y no se sorprende porque además muchos de ellos lo hacen con profesionalismo. Pero están los de la pantalla chica, los de los noticieros diarios que no pueden disimular la conformidad y benevolencia que tuvieron durante 15 años, y ahora su malestar si deben brindar a la audiencia noticias auspiciosas de la actual gestión. Ni siquiera vale la pena nombrarlos, pues ya todos los conocemos y por supuesto que hay excepciones, de las buenas, pero como tales son poquitas. Decía Claudio Paolillo y lo confirmaban quienes continuaron dictando sus cursos, que es imposible que un periodista logre 100% de objetividad, debe tender a ello y cuanto más lo haga, más cerca estará, pero lo subjetivo, lo subyacente es parte de la condición humana.
¿Son estilos diferentes? No, son cosas diferentes, unos educan e informan, los otros buscan rating y visualización sin importar a quién exponen. Los primeros apuntan al fin periodístico que es informar para que la ciudadanía tenga la mayor cantidad posible de elementos a la hora de tomar sus decisiones. Los otros, unos van por un camino tinilesco que es de corta duración y logran los aplausos solo de los de su misma clase que, por suerte, son los menos, y los televisivos son tan insoportables, cada vez con menos audiencia y ahora abarcando más de dos horas con el fin de lograr atención 15 minutos.
Hoy la pandemia mundial, que en Uruguay es epidemia, se lleva todos nuestros esfuerzos. No sabemos hasta cuándo, no será eterna y en algún momento viviremos a pleno la nueva normalidad y el uruguayo elegirá un estilo u otro de informarse, yo ya elegí, y ¿Ud.?
Sergio Barrenechea Grimaldi
Egresado Escuela de Periodismo de Búsqueda
(primera generación, 2017)

Comentarios

Entradas más populares de este blog

LA DESOCUPACIÓN TECNOLÓGICA Y LA ECONOMIA COLABORATIVA

La revolución industrial de fines del siglo XVIII  llevó a la aniquilación de muchas industrias, a la desaparición de empleos y a la creación de un nuevo orden mundial.  Pero hoy en día, lejos de aquellos sucesos,  asistimos  en el mundo entero a una nueva revolución conocida como “tecnológica o informática” que avanza  a pasos  acelerados y viene cambiando estilos de vida, destruyendo empleos y provocando desocupación. ¿Cómo hacer frente a  los avances de la inteligencia artificial, a la automatización de los empleos, a la aceleración de la tecnología y de la informática?
La historia está plagada de ejemplos de industrias que se vieron aniquiladas por la tecnología. Basta con recordar cuando en cada acontecimiento sacábamos fotos y luego las llevábamos a revelar y, dependiendo de la suerte económica de cada familia, podíamos tener uno o varios albunes de gratos recuerdos estampados en fotografías, ¿Dónde encontrar  hoy una de esas casas  de revelado, Kodak o Fuji Film?
O cuando los fi…

De sueño a realidad

“Es increíble que haya pasado esto, nunca lo pensé y me alegra enormemente y espero que lo que pasó en el curso haya sido un aporte para uds. Esta fue mi idea original pero nunca pensé llegar a esta instancia.” Textuales palabras de Claudio Paolillo durante un encuentro social con los alumnos del primer curso de la Escuela de Periodismo de Búsqueda. Y nada mejor que rendirle honor y dedicarle a él la inauguración de éste blog. Un luchador nato por la libertad en todo su sentido, desde su tribuna periodística defendió la libre expresión para todos y por todos. Una inagotable fuente de recursos a la hora de expresar sus ideas, ya fuera opinando o informando siempre en pro del interés público. Su penúltimo sueño fue crear La Escuela de Periodismo de Búsqueda, conformando un grupo docente donde hizo participar con sus conocimientos a varios integrantes de la redacción. Así fueron pasando los referentes de la dirección del semanario, los periodistas de cultura, economía, educación, política,…

Mi CRUSH del Metro

Mi CRUSH del Metro de Ciudad de México es una página de Facebook que tiene 32 mil seguidores que comparten características de personas con las que se quisieran encontrar, que viajan en el Metro de la ciudad. La mecánica de la página consiste en que una persona envía a la página características de su CRUSH, ya que así le llaman a la persona que les gusta. Mandando las características físicas o de comportamiento de su CRUSH, solicita colaboración para localizarle y así proponerle una cita. Puede suceder que se envíe una foto a la página de Facebook, lo que hace más fácil la localización de la otra persona, esa foto muchas veces se publica, de forma que los demás usuarios puedan ayudar a quien publicó la foto a encontrar a su CRUSH en las redes sociales. El hecho de que se tome una foto sin el consentimiento de la persona fotografiada constituye una invasión a la privacidad, y atenta contra la intimidad de las personas, que no necesariamente estarán de acuerdo en aparecer fotografiados…