Ir al contenido principal

Trabajo y desigualdad


La clase media es esencial para la democracia, y el trabajo es esencial para la clase media.



Pese a esto, el trabajo conlleva desigualdad entre ciudadanos, desigualdad que va en aumento.
Cuando un hombre o una mujer usan su fuerza, su habilidad manual, su destreza física o su capacidad intelectual para satisfacer las necesidades de otro, se genera un trabajo. Se establece, en la inmensa mayoría de los casos, una relación de subordinación del primero respecto al segundo; una relación “desigual”.

Si bien subordinar significa someter, sujetar, esclavizar, avasallar o humillar, ninguno de estos sinónimos traduce exactamente lo que el término subordinación (laboral) me dice a mí, y a mi vez pretendo transmitir. Pero tampoco quiero ignorar ni negar al lector esos significados; los dejo “ahí”, colgados; un poco en el subconsciente.

En lo laboral, todos somos subordinados y “subordinadores”. Empleadores por un lado, y por el otro empleados.

En la medida en que exista un equilibrio entre quien requiere la realización de una tarea, y del otro lado un trabajador dispuesto a ejecutarla, habrá un trabajo y una relación laboral.

Todos nos necesitamos. Todos somos distintos y tenemos necesidades diferentes; también tenemos diferentes habilidades o capacidades para hacer una u otra tarea para un tercero. Cuando esas capacidades son mayores, (sea por naturaleza, educación, herencia, por haber nacido en hogares privilegiados, etc.) y a esas ventajas se suman reglas de juego (leyes laborales) no neutrales, unos pocos se destacan dentro del universo laboral y social, se enriquecen, y emergen desigualdades socio económicas y diferencias de clase: individuos o familias con mayor riqueza, resultantes en mayor poder.

El trabajador subordinado “ofrece” su labor manual o intelectual a cambio de una retribución. Casi siempre el “subordinador” es la pata fuerte del binomio. En la negociación entre ambos el que tiende a perder es el empleado: ya deja de ser un trato entre iguales.

Cuando la desigualdad entre “subordinador” y subordinado aumenta, disminuye aún más la capacidad negociadora del segundo, hasta alcanzar un nuevo punto de equilibrio (menor) en el precio de su trabajo. Más adelante, si no se implantan políticas que lo impidan, la rueda dará una nueva vuelta en este círculo vicioso, siempre en la misma dirección. Paulatinamente la situación de debilidad del trabajador lo llevará a perder derechos e ingresos, y “caerse” de la clase media, caer en la pobreza. La desigualdad, obviamente, aumenta.

Esto está sucediendo hoy en varias democracias del mundo “desarrollado”, e inquieta. La desigualdad y la brecha o grieta ha sustituido al tan manido “crecimiento económico” como principal preocupación de los dirigentes de varios países.

El hombre, como animal político que es, pretende incidir en la marcha de su comunidad y en su gobierno; un derecho irrenunciable además de un deber. El mejor, si no el único, sistema político que se lo permite es la democracia, y como reza el subtítulo una democracia se basa en una clase media fuerte y numerosa sustentada en el trabajo y en los trabajadores.

El objetivo deberá ser entonces fortalecer nuestra clase media y a sus trabajadores, desterrando la desigualdad tanto en la propia relación laboral como en la parte de la torta que cada uno recibe por elaborar, desde su respectivo lugar, esa única “torta” (producción, PBI, beneficios, etc.).

El objetivo es y será basar la sociedad en ciudadanos libres e iguales, sea cual sea su rol: empleadores o empleados. Libres e iguales para negociar fraternalmente como hermanos y no como enemigos, por más que hoy suene utópico, las condiciones del trabajo.

Hugo Etchandy
CI: 2.530361-7


Comentarios

Entradas más populares de este blog

LA DESOCUPACIÓN TECNOLÓGICA Y LA ECONOMIA COLABORATIVA

La revolución industrial de fines del siglo XVIII  llevó a la aniquilación de muchas industrias, a la desaparición de empleos y a la creación de un nuevo orden mundial.  Pero hoy en día, lejos de aquellos sucesos,  asistimos  en el mundo entero a una nueva revolución conocida como “tecnológica o informática” que avanza  a pasos  acelerados y viene cambiando estilos de vida, destruyendo empleos y provocando desocupación. ¿Cómo hacer frente a  los avances de la inteligencia artificial, a la automatización de los empleos, a la aceleración de la tecnología y de la informática?
La historia está plagada de ejemplos de industrias que se vieron aniquiladas por la tecnología. Basta con recordar cuando en cada acontecimiento sacábamos fotos y luego las llevábamos a revelar y, dependiendo de la suerte económica de cada familia, podíamos tener uno o varios albunes de gratos recuerdos estampados en fotografías, ¿Dónde encontrar  hoy una de esas casas  de revelado, Kodak o Fuji Film?
O cuando los fi…

De sueño a realidad

“Es increíble que haya pasado esto, nunca lo pensé y me alegra enormemente y espero que lo que pasó en el curso haya sido un aporte para uds. Esta fue mi idea original pero nunca pensé llegar a esta instancia.” Textuales palabras de Claudio Paolillo durante un encuentro social con los alumnos del primer curso de la Escuela de Periodismo de Búsqueda. Y nada mejor que rendirle honor y dedicarle a él la inauguración de éste blog. Un luchador nato por la libertad en todo su sentido, desde su tribuna periodística defendió la libre expresión para todos y por todos. Una inagotable fuente de recursos a la hora de expresar sus ideas, ya fuera opinando o informando siempre en pro del interés público. Su penúltimo sueño fue crear La Escuela de Periodismo de Búsqueda, conformando un grupo docente donde hizo participar con sus conocimientos a varios integrantes de la redacción. Así fueron pasando los referentes de la dirección del semanario, los periodistas de cultura, economía, educación, política,…

Intendencia de Montevideo dispone de récord histórico de fondos

Sergio Fernández CI 1.505.673-9
Durante los tres últimos períodos de gobierno, en los cuales el Frente Ampliotuvo a su cargo tanto el Poder Ejecutivo nacional como la gestión de la capital del país, el totalde recursos financieros a disposición de la Intendencia de Montevideo (IM) provenientes de tributos departamentales, transferencias del gobierno central y préstamos financieros,aumentaron acumulativamente sus montos. Las administraciones encabezadas por Ricardo Erlich, Ana Olivera y Daniel Martínez, superaron mandato a mandato los máximos históricos de ingresos dela comuna, los que se encuentran hoy en su récord absoluto. Considerando los valores iniciales durante el mandato Erlich (2006) y los actuales de la gestión Martínez (2017), el incremento real del total de recursos fue 22%. Analizadospor separado, estos aumentos reales fueron 18% en los tributos departamentales recaudadospor la propia IM y 31% en las transferencias recibidas. El total de recursos (tributos departamentales, tr…